Propósitos saludables para el comienzo del año

Los inicios de año generalmente son el momento perfecto para hacer un ejercicio de introspección y repasar todo lo acaecido el año anterior. En este espacio puedes hacer balance tanto de las cosas buenas como de los sucesos malos, y armarte de nuevos y vibrantes propósitos para empezar el año con las energías renovadas.

A continuación te compartimos (Cortesía de Crear Salud) algunas propuestas de propósitos saludables que puedes añadir a tu lista particular de propósitos de año nuevo, y cuyo objetivo es hacer que te sientas más feliz.

 

Practica más ejercicio

Este es uno de los objetivos que más personas se proponen al inicio de cada año, y no hay lista que se precie en la que no aparezca el objetivo de perder peso, ejercitarse más o ponerse en forma. Si no te lo puedes permitir económicamente o la idea no te motiva especialmente, no empieces el mes de enero apuntándote a un gimnasio. Por suerte, hay mil actividades que puedes realizar, en solitario o en compañía, con las que lograrás sentirte bien contigo mismo. Recuerda que la clave está en mantener la constancia.

Mantén una dieta equilibrada

No es cuestión de que pases hambre o dejes de comer, sino de que gradualmente incorpores un dieta equilibrada y sana en tu día a día. Con esto conseguirás sentirte mucho más satisfecho contigo mismo y, por supuesto, tu salud también lo agradecerá.

Deja de fumar

El tabaco es una de las principales causas de muerte en todo el mundo, además de ser la causante de muchas enfermedades. Aprovecha que empiezas a cuidarte para alejar de ti los malos humos de los cigarrillos.

Ejercita tu mente

Aprovecha para empezar a practicar ejercicios mindfulness. Con esta práctica no solo verás que fomentas tu capacidad de concentración, sino que también comprobarás que tus niveles de estrés y ansiedad disminuyen considerablemente, lo que incrementa tu bienestar y sensación de tranquilidad interior.

Aumenta tu autoestima

Quererte y valorarte a ti mismo es esencial para poder disfrutar las pequeñas cosas de tu día a día y mantener un nivel de bienestar saludable. Este es un buen año para que empieces a mimarte y a cuidar de ti. Dentro de la práctica del mindfulness, la meditación te ayuda a lograr este objetivo.   ​

Dedícale más tiempo a lo realmente importante

Con frecuencia, el trabajo y las obligaciones te hacen olvidarte de las personas que siempre están ahí para apoyarte en las tristezas y acompañarte en las alegrías. Procura dejar tiempo de calidad para la gente a la que quieres y que te quiere.

Deja espacio para tus pasiones

Los pequeños detalles son los que dan más sentido a tu vida. Así que reserva parte de tu tiempo en disfrutar de tus pasatiempos y de lo que más te gusta hacer.

En conclusión, es importante que establezcas unos propósitos que sean fáciles de lograr para no perder la motivación a lo largo del año. Si, además, esos propósitos están encaminados a mejorar tu salud y tu bienestar, te sentirás mucho mejor contigo mismo a medida que los vayas alcanzando.